Cómo enamorar a un hombre mujeriego

Los chicos mujeriegos abundan en nuestra sociedad, y más aún aquellos que son guapos y tienen algo especial. Son seguros de sí mismos y conscientes de que pueden tener la chica que quieran a sus pies. Por eso ¿por qué conformarse con una?

Aún así, cuando encuentran a la chica perfecta no dudan darlo todo por ella. Por eso si estás enamorada de un chico así hoy aprenderás a tratar con un mujeriego.

Las características de un hombre mujeriego

Algunos chicos tienen reputación de mujeriegos, nunca se dan por vencidos y consiguen a las chicas que quieran ¡además de tener el ego por la nubes! Muchos de ellos tratan de impresionar a las mujeres por su físico o por su dinero, mientras que sus inseguridades crecen y crecen.

Otros tantos son caprichosos por naturaleza y lo que quieren, lo desean ya y ahora. A estos hombre hay que tratarlos al igual que a unos niños malcriados. Cuanto más les cueste algo más lo querrán y difícilmente se desharán de ello a la primera de cambio.

¿Preparada para saber cómo conquistar a un hombre mujeriego?

Cómo enamorar a un mujeriego: 8 trucos infalibles

Cómo enamorar a un mujeriego

En ocho sencillos pasos aprenderás a saber llevar por el camino que quieras a un chico mujeriego. Son los hombres más difíciles de capturar, pero una vez los hagas tuyos tu relación se convertirá en una historia de amor inolvidable.

Consigue atrapar a ese hombre poniendo en práctica estos sencillos pero eficaces consejos.     

Atrae su atención

La mejor manera de llamar la atención de el chico que te gusta es tratar de interesarte más por su personalidad y persona que por su físico.

Seguramente, él tratará de hipnotizarte con su belleza o dinero, coches de lujo o eventos vip. Hazle ver que eso no va contigo, que con eso no te impresiona. Lo único que va a llamar tu atención es cómo él es de verdad.

Lo demás es secundario. Este tipo de hombres son muy inseguros, por raro que pueda parecer. A lo mejor en un principio te será difícil llegar a conocer su lado interior (no va a abrirse con facilidad) pero ¡al final le va a gustar!

Sé directa

Mujer directa vale por dos, ponle las cartas sobre la mesa y las cosas claras. No dejes que sea él el que lleve las guías de todo “hoy hacemos esto, hoy hacemos lo otro”. De eso nada, tú eres una mujer con decisión y segura de ti misma que puedes tomar tus decisiones y decir las cosas como las piensas.

Esto no quiere decir que no las pienses antes de decirlas, siempre con educación e inteligencia. Sobretodo tiene que ver que no eres débil y que puedes valerte por ti misma. Que no cunda el pánico, todas tenemos una guerrera interior dispuesta a salir en el momento menos esperado.

Invita tú

Eso de que el hombre invite siempre ¡está pasado de moda!, eres una mujer independiente y tienes que hacérselo saber. Seguro que no hay muchas chicas que se decidan a pagar la cuenta, si lo haces le harás ver que eres distinta y que eres dura de pelar. Eso sí, no siempre seas tú la que invite, un equilibrio es lo mejor.

Te verá como un reto. Lo único que tienes que hacer es tratar de que no se quede solo en eso. Es tu oportunidad para metértele en el bolsillo y enamorarle.

No le conviertas en tu prioridad

Siempre que te diga de quedar no le digas que sí. Sino verá que eres demasiado fácil y siempre le das una respuesta positiva. Di claramente NO a algunos planes, por mucho que te apetezcan.

Recuerda que estamos intentando ser algo que él quiere y no puede tener. No vale eso de servirse en bandeja.

Hazle esperar

Si quedáis hazle esperar. En este caso no es una conducta maleducada, todo lo contrario. Cuanto más espere más creerá que no te tiene en el bote. Por lo tanto, se volverá loco. Intentará un montón de estrategias diferentes para que estés a sus pies.

Se preguntará a sí mismo porqué tú no caes en sus redes ¡no es posible! Herirás un poco su ego y volverá con más fuerza a conquistarte.

¿Te has dado cuenta cómo ha cambiado la situación? De querer conquistarle ha pasado a que él se muera por hacerlo.

No le controles demasiado

Eso de llamarle para saber dónde está, dar me gusta a todas sus fotos o no perderte la última foto que ha subido a Instagram está totalmente prohibido. A los chicos mujeriegos no les gusta nada que los controlen o que les pidan explicaciones de lo que hacen.

Quizás ni siquiera está viéndose con otras chicas pero lo más seguro es que si lleva a cabo esta mala práctica le dé por hacerlo ¡cuidado, cuidadín!

Nada de presionarle

No le des la tabarra para que haga algo o para ir a algún sitio. Ellos son personas libres, una relación sin ataduras (que no es lo mismo que una relación abierta). Sin ataduras quiere decir que, desde el respeto por la otra persona, cada una va a tener su espacio.

Si no quiere hacer algo no insistas, y lo mismo cuenta para él en el caso de que te proponga algún plan que no termina de convencerte ¡libertad ante todo!

Queda prohibido hablar sobre la relación

Eso de preguntarle en qué punto de la relación estáis o si sois novios, amigos con derecho, etc. ESTÁ COMPLETAMENTE PROHIBIDO. Este tipo de personas es oír la palabra relación y huyen despavoridos.

Además no es conveniente poner etiquetas a todo siempre, deja que las cosas sigan su curso, a veces puedes descubrir más cosas analizando la situación que preguntándoselo directamente.

 ¡A divertirse!

Las reglas están para romperse, así que si algunas de las anteriores no son de tu agrado y te cortan la diversión, no las hagas.

Lo más importante es que te diviertas con él y no te traiga demasiados quebraderos de cabeza.

Pásalo bien y así seguro que le transmitirás a él el mismo sentimiento, así tendréis un recuerdo el uno del otro de los buenos momentos que vivís y querréis vivir muchos más.

Sé feliz que para eso es la vida, si este hombre no es el indicado no te preocupes porque ¡de peces está lleno el mar!

Y ahora es tu turno, ¿tienes algún consejo que ofrecer?, ¿algún mujeriego te ha roto el corazón?, ¿has conseguido meter a alguno en el bote? Solo tienes que escribirlo en los comentarios para que entre todos podamos aprender de nuestras experiencias.

¡Nos leemos!

Dejar un comentario